• Mié. May 29th, 2024

La prevención y detección precoz, son la clave para evitar su transmisión

Por

Dic 1, 2023

Esta fecha representa una oportunidad para reflexionar sobre los progresos realizados, concientizar sobre las dificultades que aún quedan por superar y conseguir que todas las partes interesadas redoblen sus esfuerzos.
Según la Organización Mundial de la Salud, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), es uno de los mayores problemas para la salud pública mundial. Su transmisión persiste en todos los países, y en algunos de ellos las nuevas infecciones aumentan. Se estima que en 2022 fallecieron 630.000 personas por causas relacionadas con el VIH y 1,3 millones contrajeron el virus.
Las claves para evitar la transmisión son la prevención y la detección precoz de diagnósticos, incluyendo a las mujeres embarazadas, para evitar la transmisión madre – hijo/a.
La doctora Silvina Ivalo, infectóloga de DIM CENTROS DE SALUD, advierte sobre la importancia de realizar un test anual en las personas sexualmente activas para determinar si hay alguna situación de riesgo y aclara algunos aspectos a tener en cuenta:
¿Cuál es la diferencia entre VIH y SIDA?
El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana. Produce una infección del sistema inmunológico, frecuentemente asintomática durante la primera fase, y puede durar meses o años sin manifestarse clínicamente.
El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Humana Adquirida) es la forma en que se expresa el estadio avanzado de la infección por el VIH, cuando ya existen manifestaciones clínicas significativas y enfermedad. En general, transcurren años antes de su aparición.
¿Cómo se transmite?
El VIH no se transmite por contacto casual, aire, agua, compartir platos, asientos de inodoro o saliva. El virus no puede vivir durante mucho tiempo fuera del cuerpo. Se transmite a través de los fluidos corporales, incluida la sangre, el semen y la leche materna.
Se transmite por vía sexual, por vía perinatal (madre-hijo/a) y por vía parenteral (sangre o elementos contaminados con sangre de personas infectadas). Es muy importante saber que la sangre o hemoderivados de bancos de sangre son totalmente seguros porque son testeados con PCR.
Todas las personas sexualmente activas pueden adquirir VIH, sin importar edad, grupo étnico o sexo. Las personas gestantes también pueden transmitir el virus durante el embarazo, el parto o durante la lactancia.
¿Cuáles son sus síntomas?
La infección por VIH es frecuentemente asintomática. Inicialmente puede haber síntomas inespecíficos y leves que desaparecen rápidamente o pasan inadvertidos. A éstos, le siguen largos períodos (meses, generalmente años) donde las personas que viven con el virus están asintomáticas. De allí la importancia de realizarse un test de VIH.
¿Dónde se pueden realizar las personas la prueba del VIH?
Realizar un test anual es lo recomendado para aquellas personas sexualmente activas. En situaciones de riesgo, podría realizarse con mayor frecuencia. A las personas gestantes se les debe ofrecer en la primera consulta obstétrica y repetirlo en el tercer trimestre si es negativo.
DIM Centros de Salud ofrece el chequeo de salud sexual que incluye la orden médica en el día, el análisis de laboratorio y la devolución personalizada con un médico especialista en infectología.
¿Existe cura?
Aún no existe cura, pero hay tratamientos que pueden ayudar a controlar el virus y proteger su sistema inmunológico, y posiblemente evitar que el VIH se convierta en Sida. Hasta el momento, en el mundo se está realizando un estudio de fase 3 para una posible vacuna.
Recomendaciones para quienes conviven con VIH o se enteran que están infectados:
• Requiere cuidado, atención y respeto, el primer paso para vivir con una enfermedad es aceptarla y tratar de conocerla en profundidad. Se trata de que el paciente entienda que no es el final, sino el principio de otra forma de vida, con atenciones y necesidades diferentes, en la que es necesario aplicar estrategias y costumbres que le permitan tener una mejor calidad de vida.
• Tratar de llevar el estilo de vida tal cual la persona la tenía planeada, ya que con los cuidados correctos, es perfectamente posible llevar un estilo de vida pleno y feliz.
• Es importante potenciar los sentimientos y pensamientos de bienestar y placer, como así también mantener y ampliar los círculos sociales, no aislarse. Esto mejora el estado emocional, lo cual trae consecuencias positivas a la salud integral de la persona.
• Es posible tener una vida sexual activa, siempre y cuando se use protección siempre.
• Y, como en todas las personas, tengan o no VIH, una alimentación equilibrada, rica en verduras, proteínas, minerales y antioxidantes, así como la realización de actividad física, contribuyen a un estado generalizado de salud del organismo, haciéndolo más fuerte y resistente.
Con el asesoramiento de la Dra. Silvina Ivalo,
Infectóloga de DIM CENTROS DE SALUD
MN 86191 // MP 444316

Por

Danilo